martes, 8 de noviembre de 2011

Episodio 1: "La lista"

Escena 1
Exterior- Día
Se escucha El Cargo (The Qemists Remix) http://youtu.be/lt4IEGEqS8g
(Créditos junto a la escena a continuación)

Vemos unas zapatillas de mujer en primer plano corriendo entre pastizales altos, se puede escuchar que jadea al correr como si hace tiempo que viniera haciéndolo. Aparece una leyenda en el margen inferior derecho que dice “Un año después”. La cámara se va ampliando hasta que vemos una muchacha sudorosa corriendo y mirando de continuo para atrás y hacia ambos lados como buscando a alguien o no sabiendo qué hacer. Se detiene un momento, la cámara toma su rostro asustado en un primer plano y de pronto siente el crujir de ramas y se voltea. La silueta de un hombre surge de los pastos y ella vuelve a correr cuando ve que se acerca a ella corriendo. (Fin de créditos)
Cae al piso de bruces y gira sobre sí misma hasta que prácticamente tiene el hombre encima al que vemos más bien de espaldas. Este le extiende la mano y al incorporarse vemos que es José M. Él también está sudoroso y asustado:

- Vámonos ya, están cargados de explosivos!!!

(La música se detiene en el 1:55 de pronto)
Inmediatamente después hay terrible estruendo, la cámara que no ha dejado de tomar a los protagonistas, muestra cómo la explosión los llena de una sustancia verdusca. Se oye en off :
-Corteeeeeeeeeennnn!!!- Dialoguista entra en cuadro sacada de sí. Está vestida con jeans, una remera blanca y una gorra estilo béisbol en la que puede leerse: “La que dirijo soy yo”. El calor es insoportable por lo que de continuo mientras habla se abanica con el guión. Toca como con asco la cara de José, quien ha quedado duro de espanto y maldiciendo

- Se puede saber qué mierda es esto?- Se voltea y a su lado está Gine.
Gine:- pues ni mierdas, lo que parece es un tremendo moco.
Dialoguista:- Iiiiiiiiiiiiiiisssssiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii- grita.

Aparece Isidro. Sus cabellos alborotados, su cara llena de hollín. Trae un artefacto hecho pedazos en sus manos. A su lado un muchachito muy joven con las manos llena de cables.

Isidro:- joderrrr, joderrr.
Gine:- ¿Cuántas malditas explosiones vamos a necesitar para esta escena?
Isidro:- Joder, que le dije a este gilipollas que pusiera los explosivos AF 456 no los AF 326.
La cara del muchacho está desencajada, para él todos los explosivos parecen iguales. Isidro le pega en la cabeza levemente con lo que lleva en la mano.

Isidro:- anda chaval, arma como se debe-
El muchacho se retira tímidamente pero rápido. Isidro tira el artefacto justo que Gine le dice a Dialoguista
- Así no hay presupuesto que alcance!. No podemos arreglarnos con lo que ya filmamos? Por qué siempre empezar de cero?

Dialoguista:- Porque tiene que ser en una sola toma, porque así tiene más dramatismo, ya lo hablamos.
Gine:- Pues yo creo que lo mej…. (se interrumpe) Dialoguista está mirándola fijamente mientras se señala la gorra con la frase. Isidro intenta disimular una sonrisa y dice:- listo ya, me dicen que podemos retomar.
Dialo:- vamos, desde arriba, otra vez. Sileeeeencioooo.

Mientras vemos desde el ojo movedizo de la cámara cómo los actores se acomodan, vemos la toma de las zapatillas y escuchamos a Dialoguista gritar “acción”.
Vemos las zapatillas corriendo otra vez entre los pastizales, a medida que corre los pastizales se desdibujan mostrando asfalto y las zapatillas de mujer se desdibujan hacia unas de hombre.

Escena 2

Exterior- atardecer (ruido ambiente)
Vemos unas zapatillas de hombre correr, cada tanto se frenan, se voltean como si su dueño comprobara que lo siguen. Leyenda al margen inferior derecho que dice: North Arlington, Noviembre 23. La cámara toma en primer plano el rostro de Ulises. Está sudoroso y asustado.

-Maldición! Ya casi me alcanzan. ¿Qué mierda querrán ahora?

Retoma un caminar muy rápido, cabeza gacha. De fondo se ve borrosa la esquina de la cuadra con unos reporteros a toda marcha. Es un grupo de cuatro: un camarógrafo, un fotógrafo y dos periodistas. De lejos se escuchan frases sueltas:

-¡Ulises!, ¡por favor! Sólo unas palabras, ¡por favor!.

Ulises refunfuña y llega a la otra esquina, va a cruzar la calle pero lo intercepta un quinto reportero con su camarógrafo. Ulises se frena en seco sumamente asustado.

Reportero:- Ulises, para la CNN latina. Podría darnos cinco minutos, son solo cinco.
Ulises:- No, ya dije todo. No tengo nada más que contar. ¿Por qué insisten?

Intenta seguir su camino, pero el reportero le frena el paso. Los otros lo alcanzan y de pronto se ve rodeado. Comienza a sonar levemente Divine - Madness (Instrumental) Ahora todo es una maraña de preguntas y luces sobre el rostro. Vemos en primer plano las caras de los periodistas que se deforman, se borronean, la cámara gira cada vez más rápida recorriendo los rostros de los periodistas, escuchamos sus voces en audio ralentizado. De pronto suena una bocina de coche y la cámara se frena con la música en seco haciendo un zoom hacia la puerta del acompañante que se abre. Ulises sin pensarlo empuja desesperado y logra correr hacia el auto y meterse dentro. Cierra la puerta mientras el auto arranca a toda máquina. Ulises tiene los ojos cerrados, respira hondo y al voltear ve a su lado a una hermosa muchacha de ojos claros que le sonríe.

Muchacha:- ¡Tremenda adrenalina! Jaja. Hace dos cuadras que vi como te seguían y no pude menos que intervenir.
Ulises:- ¡Gracias!- dice muy tímidamente y aun algo asustado.

La muchacha lo mira como esperando algo. Le hace un gesto interrogativo. Luego sonríe y alzando su mano dice:

- Hola, me llamo Antonella, pero me dicen Anto.
- Sí, perdón. Ulises, pero me dicen Ulises.

Anto se ríe divertida.

- ¡Ya sé quién sos! (hace una pausa) ya sé que te dicen Uli a veces.
Ulises hace un gesto cercano a la incredulidad y dice:

- Ay Anto!, qué estúpido… no me di cuenta que eras vos!! Los nervios discúlpame.
- No te preocupes- dice Anto comprensiva- Me di cuenta.
- Ya ves, lograron lo impensable esta vuelta.
- ¿Qué cosa?
- Que me suba al auto de un extraño.

Anto muestra una semi sonrisa. La cámara toma el rostro de Ulises en primer plano mirando por la ventana.

- Bueno, no somos extraños. De alguna manera siempre estamos en contacto.- hace una pausa y continúa- aunque podríamos vernos más seguido, ¿no te parece?
Ulises abre los ojos bien grande y traga saliva. La mira un tanto sonrojado. Echa una risita nerviosa.

- Seguro!, emm…- ella lo interrumpe
- Queres que tomemos un café?
- Ahora?
- No podes?
- Bueno, no – su voz duda- realmente ahora es un poco tarde ya, me están esperando.
- Qué tal… mañana?
- Mañana les prometí a todos ir al estreno de la obra de Jorge.
- Oh! Bueno, otra vez será entonces.

Ulises duda un momento. Luego dice:

-Pero podes venir si queres. Digo, me dieron dos entradas y aun no invité a nadie. Si queres podemos vernos en el teatro y entramos juntos.
La cámara toma un primer plano de ambos a través del parabrisas. Anto sonríe y responde:
-¡Me encantaría!-

Fundido a negro.

Escena 3

Madison Square garden, interior noche

Las butacas están repletas de gente, has personas que están apretadas. La concurrencia es increíble. El escenario es fantástico. Arriba y a los costados, dos pantallas gigantes. De pronto las luces del escenario se encienden y se ven los instrumentos y la decoración (muy isleña). La multitud empieza a vitorear “Dark Island”, “Dark Island”. Los músicos van apareciendo y ubicándose en sus lugares. Por último, Dante aparece y se dirige al micrófono.

Dante: -Hoooooolaaaa Neeeewwwww yooook!

La multitud grita y aplaude como loca. Unos acordes empiezan a sonar y todos cantan con Dante.
Dante:
Dicen de mí que soy un tanto animal auuu auuu
Pero en el fondo soy un sentimental auuu auuu
Soy hombre de bien
a carta cabal
y como el DUQUE:
feo, fuerte y formal. Auuu auuuu
Mi fama me precederá
hasta el infinito y más allá. Auuu auuuu
Al término de cada frase, un grupo de groupies ubicadas cerca del escenario grita: “guapo, guapo”.
Dante:
Nada será lo mismo…
Nada será igual…
Después de Cinelaaand… auuu auuu
Al escuchar la palabra “Cineland” todo el teatro hace la ola como en los torneos de futbol.
Dante emocionado sigue cantando.
Dante:
Auuu, auuu

Vemos el teatro haciendo la ola en una panorámica y la imagen funde a negro.

Escena 4

Broadway road- Interior-noche.

Vemos a Carlos sobre un escenario vacío y oscuro, apenas hay un haz de luz que lo ilumina entero con un micrófono en la mano. A medida que empieza a hablar y reir la cámara se va alejando hasta mostrarlo en un televisor de una sala de estar donde un hombre de espaldas lo mira nervioso.

Carlos:-Entonces alguien pregunta si Ledger o Nicholson, resulta que eran los dos ¿ustedes pueden creerlo? A mi no me daban los pies para correr pero aún así no dejaba de pensar como podía ser alguien de inteligente para conseguir que ambos joker en vez de discutir entre ellos, habían decidido aunar fuerzas contra nosotros. Pero acá viene lo bueno, ¿quieren saber que sonrisa era más larga? Se los diré.
Se oye en off:
-¿y como lo sabes si estabas corriendo?
-lo sé, lo sé, porque tengo una perspectiva impresionante y por que luego me lo pasé haciendo cálculos hasta el infinito que puedo mostrarles aquí mismo.
Carlos saca una libreta con montones de ecuaciones y números y bosquejos de las caras de los Joker. Se oye un redoble de platillos a medida que la libreta se despliega hasta el piso en una interminable lista, la platea ríe a carcajadas.
-No, no, que esto es una cosa muy seria, se ha visto en peligro mi credibilidad, válgame, si tan exigentes eres, tendrán que seguirme el tren… tenemos como axioma el tamaño de los rostros de ambos actores, eso llevado a escala de acuerdo a la imagen, nos da una ecuación por la que podríamos deducir…
En off:
-vaya al granooo
Carlos:
-no tenían granos, ni uno, no sé si será merito de su buena alimentación, o de la maquilladora.
Redoble de platillos y risa del público.
-veo que las matemáticas no es a lo que vinieron ¿no cierto?
-nooo
-entonces no vuelvan a interrumpir al “señor respuesta para todo”, y escuchen atentos el monologo.
Risa del público.
-ustedes si que son un público que mejor ni se los digo…
Silencio… ¿o se los digo? Verán… naaa no se asusten. La cosa es que ¿cuál de las dos sonrisas era más amplia? Tengo que aclarar que esto no tiene ninguna relación con ningún otro tipo de tamaño, para que después no digan que yo dije. La sonrisa más larga era la de…
La voz de una mujer no permite escuchar lo que dice Carlos:

Mujer:-Todavía viendo la tele!
Risa del público de fondo.

El hombre se levanta del sillón que lo mostraba de espaldas, es Jack Nicholson que apaga el televisor, se agarra la cabeza y con mucha ira en su rostro se dirige a la mujer que acaba de hablar.
- no me dejaste escuchar, no me dejaste escuchar nadaaa, ¿porqueee??? Nicholson grita desesperado
-uiaaa que terrible, si ese tío no hace más que decir gilipolleces
-y tú no haces más que interrumpirlas, era importante!!! Nicholson se levanta.
- era sumamente importante!!!
De pronto Nicholson se calma y vuelve a prender la televisión.

Carlos: -así que como verán ya se han enterado que risa era más larga y cuál era la que más tiempo duraba sonando.
Nicholson: mujer del demoniooo, me has hecho perder también la otra parte.
Mujer: aaa si es sobre la risa, con razón!!! Deja ya eso, te vas a enfermar, estás muy obsesionado.

Nicholson abriendo los ojos como huevos fritos y acercándose lentamente a su mujer, la mira, la recorre con los ojos, le hace un leve de movimiento de tic el labio superior y dice:

-obsesionado yo!!!??. Y larga una estruendosa carcajada.

La mujer se asusta, luego enojada por haberse asustado, se da vuelta y se dirige otra vez a la cocina (de donde había venido).

Mujer:-De todas formas yo ya te dije quién tenía la mejor sonrisa.

NIcholson desperado, a los gritos, y como loco revoloteando por el comedor: tu no sabes nadaaa, nadaaa, nadaaa, me importa un comino lo que tu creaaas.
En la televisión se ve a Carlos que sigue hablando y al público que sigue sonriendo. Sobre el escenario hay un cartel que dice: Monólogos de Cineland

Escena 5
Ciudad de Brooklyn. Exterior - Noche.
Nadie transita por las calles. En una esquina, un hombre con sobretodo negro se encuentra parado cerca del cordón de la vereda, pero sin intención de cruzar. Sus manos están en los bolsillos del sobretodo. Lleva gafas negras.
A lo lejos, un hombre vestido con ropa deportiva se acerca trotando. Mira la esquina, al hombre, y parándose a su lado comienza a hablar.
-Me han dicho que usted tiene algo para mí.
-Creo que esta equivocado señor, no sé de qué habla, lárguese.
-H y D. (dice el hombre de ropa deportiva).
El otro hombre lo mira fijo.
-Sígame (dice mientras hace señas con su cabeza para que se adentren en la callejuela oscura).
El otro hombre lo sigue, con un andar algo tímido y mirando hacia los costados. Llegan a la esquina y doblan.
Ahora caminan por otra calle, igualmente oscura. Vuelven a girar. Otra calle, aún más pequeña, y otra esquina. Doblan, esta vez en sentido contrario. El hombre de sobretodo saca un pañuelo negro de su bolsillo.
-Hasta aquí puede ver. ¿Esta seguro que desea continuar? (dice mostrándole el pañuelo).
El muchacho traga saliva, mira hacia atrás, mira al hombre.
-Seguro (dice, pero su rostro muestra algo de temor).
El hombre de sobretodo venda los ojos del muchacho con el pañuelo. Lo toma del brazo y comienza a caminar. Fundido a Negro.
La imagen vuelve de negro. Vemos a ambos hombres al fondo de un pequeño callejón, una pared de ladrillos corta el paso. El hombre se asegura que el pañuelo del muchacho este bien ajustado y aún así, da vuelta su rostro para que no vea lo que hace.
El hombre de sobretodo toma uno de los ladrillo de la pared y lo desencaja de su sitio, en el hueco, se ve una cerradura. Introduce una llave y toda la pared de ladrillos se abre. Fundido a negro.
El pañuelo se desprende de los ojos del muchacho, se refriega un poco los ojos y ve el lugar.
Es un parque inmenso, con glorietas, fuentes, plantas y un camino que conduce a una mansión medieval con grandes relieves en sus contornos. Comienza a sonar http://www.youtube.com/watch?v=aIa2Tw9rO5k
Una vez pasan por todo el jardín llegan a la puerta de la residencia. Una puerta doble de madera antigua. Entran.
Ya dentro, el hombre de sobretodo se dirige por un pasillo hasta una puerta al fondo de este. Entra. El otro hombre queda parado en la sala de estar, algo nervioso, observando la suntuosidad del lugar.
-Puede pasar, sígame. (dice el hombre de sobretodo que ahora se encuentra detrás de él).
Ambos entran en una pequeña oficina donde un escritorio rectangular y amplio se encuentra enfrente de ellos. Tras el escritorio, en un cómodo sillón negro, de espaldas a ambos hombres, otro hombre sostiene en su mano un habano sin prender. La música se hace cada vez más suave pero se sigue oyendo muy tenue.
Hombre en el sillón (de espaldas): - ¿sabe las reglas no es así?
Hombre: así es señor, puede estar tranquilo.
Hombre del sillón: Nunca se puede estar tranquilo. La información viaja muy rápidamente. Pero debe saber…
El sillón voltea y ahora vemos los ojos de Neri mirando fijamente al hombre parado delante de la puerta.
-Neri (aun con el habano apagado en la mano y señalando con éste al hombre): deber saber que:
Esta información es altamente clasificada, que de ninguna manera puede filtrarse. Para decirlo claramente, si se la doy a usted, eso significa que solo puede saberla usted, sabe a lo que me refiero, no es suya, sigue siendo mía, solo le estoy dando la posibilidad de saber. Así que yo que usted, no se la muestro ni a su sombra. Y no trate de engañarme, porque me enteraré. Si usted no sigue las reglas, será un hombre en problemas. ¿entendido?
Hombre: entendido señor
Neri hace una seña al hombre de sobretodo, éste se dirige hasta el cuadro de un enorme barco que se encuentra al costado de la oficina. Lo levanta y abre una caja fuerte. Saca una caja, y cierra la caja fuerte volviendo a poner el cuadro.
Le entrega la caja a Neri. Neri extiende la mano ofreciéndosela al hombre. El hombre con pasos cortos se acerca y toma la caja, alejando rápidamente su mano de la de Neri.
El hombre otra vez a una distancia prudencial de Neri, con la caja en sus manos, la abre. Los ojos del hombre brillan, su rostro dibuja una sonrisa de placer. Dentro de la caja, vemos un dvd con la siguiente inscripción: “The Dark Knight Rises primer montaje”.
Neri (sacudiendo el habano): Y yaaa, lárguese de una vez, o pretende que nos sentemos a verla juntos? La música ahora se acrecienta hasta el final de la escena terminando en el minuto 2:17
El hombre sale de su estupor, vuelve a sentirse asustado. Dice un sincero “muchísimas gracias señor” y se da vuelta para salir. El hombre de sobretodo le abre la puerta y sale con él.
Neri se recuesta sobre el respaldo del sillón, levanta los pies y los pone sobre el escritorio. Saca el precinto al habano, tirándolo sobre el escritorio. Y da un mordisco.
-mmm
La cámara se acerca al precinto, en donde se lee: “habanos de chocolate artesanal”.

EnlaceEscena 6
Strand Bookstore, 4th Ave. Interior-día.

Una treintena de personas se encuentran una tras otra en una fila. Vemos los pies de los últimos. La cámara sube y nos encontramos con una manos de sostienen un libro cerrado del que solo apreciamos el color (…). El hombre de adelante parece tener el mismo libro, esta con sus manos buscando alguna parte en especial ya que pasa las hojas ligeramente. La mujer de delante de éste dialoga con la que esta al lado, ambos tienen el mismo libro. Siguiendo por la fila hacia delante nos encontramos con un hombre que tiene 3 ejemplares juntos. Esta vez podemos divisar la tapa. “Así habló Cineland” en letras grandes es el título del ejemplar. Debajo, en letras más pequeñas, se lee: “la filosofía exitencialista del cinéfilo actual”. Al inicio de la fila, un hombre acerca su ejemplar al stand, unas manos lo toman y abriendo la tapa se prepara para filmarlo.
José Barriga: ¿a quién se lo dedicamos?
Hombre: a mi amada princesa.
José Barriga revolea los ojos en señal de asco y hastío.
José Barriga: mire que el que firma soy yo, no usted. Fundido a negro.

Escena 7.
Columbus Ave, Interior- Día
Zuckerberg se encuentra en una oficina con los codos en el escritorio, y tomándose la cabeza. Delante suyo la PC esta prendida y muestra un gráfico de estadistas con un flecha que cruza el gráfico de manera descendente. En la parte superior del gráfico se lee: cantidad de usuarios.
Fundido a negro.
Una muchacha sosteniendo una carpeta sobre su pecho sale de un ascensor. Camina por un pasillo hasta llegar a un salón dividido por cubículos a modos de oficinas. Parada frente a la sala vacía, extiende su mano hacia la pared y prende la luz. Pasa por entremedio de las oficinas y sigue caminando por el pasillo que hay al final del salón. Al fondo del pasillo, la construcción nuevamente se abre dando lugar a una gran sala de estar, con sillones confortables, un minibar, y una gran pantalla gigante. Por allí pasa la muchacha y abre la puerta que esta frente a la sala de estar. Entra y prende la luz. Se ve un escritorio que va prácticamente de punta a punta de la oficina, sobre éste una docena de computadores, una al lado de la otra. La muchacha deja la carpeta sobre el escritorio, justo delante de la única silla que se encuentra frente a la pc del medio. Luego comienza a prender una a una las computadoras. Y cliquea en cada una algunas palabras y hace algunos clicks. Una vez hecho esto, se dirige a la máquina expendedora de café y sirve uno. Mientras lo hace. La maquina ve cada una de las pantallas de las pcs.
En una aparece una estadística de usuarios con una flecha ascendente y un número a su derecha a modo de conteo que aumenta de manera desorbitante.
En otra se ve una especie de foro en constante movimientos con publicación que se van actualizando. En la de la lado se llega a leer “frikigroups” y un conteo de usuarios que también va en aumento. Un poco más allá otra de las pantallas muestra un sistema de unos y ceros y encima una ventana abierta con el título: aplicaciones en proceso.
La muchacha termina el preparar el café y lo lleva justo al lado de la carpeta, en eso escucha la puerta que se abre. Vemos a la muchacha levantar la cabeza hacia la puerta.
Muchacha: Muy buenos días. El café esta recién hecho.
Corte.
Zuckerberg se levanta y se dirige hacia el ventanal de su oficina. Abre las cortinas y mira desde abajo hacia arriba el gran edificio de enfrente. Mucha gente entra al edificio. Su mirada mira ahora arriba de todo. En lo alto del edificio, un cartel enorme con las tipografía azul y blanca dice: FACELAND Zuckerberg muestra los dientes al leer el cartel, baja un poco la vista hacia el gran ventanal de la oficina más alta. Un gran escritorio con una docena de computadores se ve al otro lado del ventanal. En el medio de escritorio, una mujer de espaldas al ventanal, tipea de manera obsesiva, mueve su sillón de pc a pc, hace click, tipeando y tomando café. Zuckerberg la mira. De repente la mujer se levanta y se dirige al ventanal. La cámara se acerca desde el ventanal de Zuckerberg hacia el ventanal de enfrente. Pabela toma un sorbo de café y con la mano moviendo los dedos, saluda a Zuckerbeg.
Pabela: iujuuu, buen díaaa
Zuckerbeg da media vuelta y grita en medio de la oficina:
-grgrgrgrg estaaa muuujeeerr
Pabela se da la vuelta, con una sonrisa sobredora y vuelve a sentarse en su sillón. Toma otro sorbo de café, y como si recordara algo, deja rápidamente el café en el escritorio y vuelve a pasear con el sillón de PC en PC, haciendo click y tipeando ensimismadísima.

Escena 8
Vermont Boulevard- interior- tarde.
Abre la escena con un primer plano de un escritorio. Sobre él, una taza de café todavía caliente. La imagen permanece fija mientras escuchamos una puerta que se abre y se cierra. De pronto cae una inmensa carpeta sobre el escritorio y la cámara se aleja hasta que vemos de espaldas a un muchacho que se sienta y abre la carpeta. Esta tiene fotos de actores, hojas impresas con anotaciones al margen hechas a mano, en rojo. Algunos párrafos están resaltados con flúo pero no distinguimos qué dicen. Suena el teléfono, ahora vemos el rostro del muchacho, es Xavi. El teléfono sigue sonando y contesta un tanto fastidiado.
- Hola.
Apenas escuchamos un leve murmullo del otro lado.
- Sí, sí ya estoy por publicarla no te desesperes. Es que… - se interrumpe. Hace gestos como entendiendo, mueve la cabeza afirmativamente y revolea los ojos de vez en cuando.
- Que no te preocupes te digo- Se oye sonar un celular, es un mensaje. Mientras sigue diciendo “sí” de a ratos lo lee.
Primer plano del mensaje:
Accedió a la entrevista. Contacta asistente al 555-3410
Xavi hace una mueca de satisfacción y susurra un “yeah”.
- Nada, nada que estará online en un minuto, esa reseña es lo de menos! Ya verás lo que acabo de conseguir…(pausa) No, no puedo decírtelo ahora pero sí que estoy a un paso de la verdad.
Mientras seguimos escuchando el murmullo del otro lado del teléfono y a Xavi mover la cabeza afirmativamente, va pasando página a las hojas de la carpeta hasta dar con un folio. Saca las hojas del folio y la cámara toma el plano de sus manos abriendo las hojas en abanico. Cada tanto responde un “si” o un “de acuerdo” . En las hojas abiertas hay fotos de Tom Cruise tomadas a distancia en la calle y papeles con membretes varios. Toma una de las hojas, esta tiene un membrete con dos triángulos dorados unidos por una S en forma de gancho. Debajo puede leerse “Scientology New Haven”. Dice el último “de acuerdo” y corta el teléfono. Pasa el dedo rápidamente por los datos de contacto y al llegar al teléfono verifica que es el mismo del mensaje de texto.
-Lo sabía!- dice feliz rejuntando todos los papeles rápidamente dentro de la carpeta. Mira el reloj- Mierda, llegaré tarde- trata de tomar un poco de café pero lo escupe, está ya helado. Agarra la carpeta haciendo malabares para que no se le caigan las hojas y sale volando por la puerta.

Escena 9

Central Park- Exterior- tarde- dos días después.

Vemos en una toma semi aérea una gran ciudad, gente caminando apresurada por la calle, autos tocando bocina. La cámara poco a poco se acerca a un parque enorme, gente corriendo, niños jugando.La leyenda dice. En una sola toma, ahora, la cámara va tomando nivel hasta la altura promedio de un hombre. Cruza el parque, vemos un gran edificio donde se lee un cartel que dice “Museo oficial de Cineland”, la cámara sube las escalinatas, cruza la puerta y llega hasta la mesa de información donde vemos una mujer teclear como loca en un ordenador, atender el teléfono y dar información al mismo tiempo. La mujer de pronto mira la cámara y dice:
- Sí?, en qué puedo ayudarlo?
Inmediatamente vemos al recién llegado. Es Dani, responde:
- Por favor podría ver a la señorita directora?
-¿Tiene cita?- pregunta la mujer mientras sigue tecleando en la computadora.
Dani respira hondo, se lo ve preocupado, dice:
- No, pero si le dice que es el señor Bermeo y que es urgentísimo me va a atender. Por favor. Esboza una sonrisa algo forzada. No muy convencida la mujer toma un teléfono. La escena corta y vemos inmediatamente a Dani en un elevador. Cuando sale de él, Vane lo está esperando en el pasillo. Lo recibe casi empujándolo otra vez para dentro del ascensor mientras dice.
- Vamos arriba amix. La cafetería ahora está casi vacía y podremos hablar sin que me suene el teléfono a cada rato.
Ahora están sentados a una mesa cerca de un gran ventanal donde podemos ver una vista magnífica de la ciudad. Ambos ya tienen un café y una gaseosa sobre la mesa. Dani está hablando:
-Asique estaba en plena reunión del grupo preguntándome dónde se habría metido Ulises después de lo bien que parecía hacerle esas charlas, casi ya no tenía ataques de pánico. Sabés que me costó convencerlo de que asistiera y desde que empezara no faltó nunca, ni un día.
Vane escucha atenta asintiendo con la cabeza. Responde:
-Pero Dani, llamaste a su casa? Quizá tenga el celular roto o se lo hayan robado.
- Sí, incluso fui hasta allí porque al llamar la madre dijo que estaba preocupadísima de que hacía ya más de 10 horas que no pasaba por la casa, ni llamaba ni nada. ¿Puedes creer? En Faceland tampoco posteó nada desde ayer! Incluso hoy por la mañana como es Viernes esperaba con alivio leer “maldición va a ser un día hermoso”… ¡pero nada!-
-Ahora que lo dices, Dani, tienes razón!. ¿Y alguno de los otros chicos no sabe nada?
-Pues nada. Es más, lo que me tiene muy preocupado es que anoche estábamos en skype con los chicos y cuando les pregunté nadie sabía. Al final tenía miedo de estar preocupando a todos en vano, pero de pronto se conecta Dialo, le pregunto, no sabía nada pero me dice “preguntale a Xavi que sé que iban a verse”. Pues llamo a Xavi y ¿qué crees?
-No sé, ¿qué?
-Pues que tampoco Xavi me responde el celular, ni su teléfono de línea ni nada! Y eso ya me puso frenético. Tú eras mi última esperanza, pensé que quizás sabrías algo.
- Ay, pues me dejas fría amix. ¿Qué será lo que pasa? Lo de Xavi me lo podría esperar pero lo de Ulises ya me desconcierta.
- A qué te refieres? Por qué lo esperarías de Xavi?
-Pues ya sabes con esa investigación en la que se metió, no sé… me dio siempre miedo.
-Investigación? Pues sé que está escribiendo un artículo sobre Tom Cruise.
-Ay, Dani, que no es solo eso! Cruise es apenas un eslabón para llegar al meollo de la cienciología… y tú bien sabes que meterse con sectas….
-Joder, Vane, no sabía eso! Y mira porqué no vamos hasta la oficina de Pabe que está aquí cerca y quizá tenga noticias! Me dijo que estaría atenta, que hasta trataría de rastrear en las cuentas de ambos datos importantes.
-Hecho, no perdamos tiempo.
Se levantan de golpe, fundido a negro.

Escena 10

Rockefeller University. Interior –tarde.

Mariano habla hacia un público numeroso, en lo que aparenta ser una sala de conferencias o seminarios.
-…ese es el dato que nos indica que la pierna esta lastimada.
- la sangre (aclara y recalca José Z que esta a su lado).
-Lo que tenemos que hace entonces en ese caso, es inmovilizar lo más posible la pierna de la persona (continúa Mariano)
-Pero sin exagerar porque la persona debe seguir movilizando a través de la isla, proveerse de alimentación, etc. Por lo que no puede mantenerse quieta aunque debería en situaciones ideales. (aclara José Z)
-Exacto (continúa Mariano). Y recuerden que es probable que no tengan calmantes ni mucho menos.
José Z prosigue: lo que le enseñaremos es de qué manera inmovilizar la pierna, como armar una tablilla lo suficientemente resistente pero también fácil de llevar y de qué forma a ustedes les conviene trasladarse para que la pierna haga el menor esfuerzo posible.
-Por supuesto (ahora habla Mariano), esto considerando que no los va correr ningún animal salvaje.
-O ningún personaje de película (ríe Zambrano), pero en las situaciones de supervivencias típicas a las que ustedes pueden enfrentarse, eso no pasará.

Mariano sonríe, da un pasito adelante y mirando hacia toda la concurrencia con un paneo dice:
-a ver ¿con qué harían ustedes una tablilla?
Entre la multitud se ve una mano levantada.
Zambrano la ve y señala a la personaje.
-Usted.
El hombre al que vemos de espaldas, comienza a hablar.
-Con una tabla de madera.
Mariano y José Z se miran y resoplan.
-¿y de dónde la sacarás? Dice Mariano.
La cámara ahora gira de posición y se ve el hombre que antes hablaba. Es Tom Hanks.
Tom Hanks queda pensando.
-… eee
José Z:
-calculo que no pretenderás además que este barnizada.
La multitud ríe. Tom Hanks levanta los hombros y agacha la cabeza.
Mariano prosigue.
-Si están en medio de una isla, perdidos, y sin más que lo puesto, difícilmente encuentre una tablita de pino, cortada, pulida y del tamaño de la pierna. ¿eso esta claro?
Tom Hanks sigue sin mirar directamente a ninguno de los dos ni a nadie de a su alrededor.
-Entonces, armaran una tablita con ramas. (explica José Z), si son muy finas, deberán unir dos o tres. ¿se les ocurre cómo?
Dos personas levantan la mano. José Z les indique que hablan.
-Con ramas o tela- dicen.
-Muy bien!!! Grita Mariano aliviado.
Ambas personas que levantaron la mano, Brook Shield y Cristopher Atkin, se miran con amor y sonríen.
-Tom Hanks esta a punto de levantar la mano, algo enojado, pero no lo hace.
-Es posible que la herida tenga mejor cicatrización si mientras usan la tablilla, la pierna se encuentra vendada. Esto también lo harán con tela –dice Mariano.
Tom Hanks ya esta furioso y ahora si levanta la mano.
José Z lo mira y lo señala para que hable.
-¿si?
Tom Hanks haciéndose el canchero:
-Si no podemos contar con una tabla de madera, de dónde se supone que tendríamos tela- Sonrié sobradamente a Mariano y José Z y continua- ¿debería ser además de algodón o algún color específico?
José Z mira hacia arriba.
-Por todos los santos del naufragio ¿cómo a podido salir de su isla este perejil?
-dicen que el cerebro de la supervivencia era una pelota- aclara Mariano.
-aaa, con razón- ríe José Z y dirigiéndose a Tom Hanks, haciendo gestos calmados con las manos y exagerando la paciencia, le habla lento y suave.
-a ver, cuando una per so na, cual quie ra sea, nau fra ga, suele, naufragar… VESTIDAAA
Jajajaja se escucha al resto de las personas.
Brook Shield habla sin pedir permiso.
-y poco te servirá esa tela, créeme, en cuanto te quieras acordar, andarás en taparabos, asi que mejor que la aproveches mientras puedas.
Mariano y Jose Z miran a Tom Hanks, y extienden las manos hacia la mujer que acaba de hablar, como señalándole que esa es una excelente acotación.
Tom Hanks cabizbajo mira al piso. José Z y Mariano se disponen a seguir hablando. José Z comienza a explicar la manera de hacer el vendaje, mientras tanto Mariano se detiene a ver a alguien al final de la multitud de alumnos. No logramos ver quién es pero hace señas con las manos para que ambos se acerquen. Mariano frunce el ceño. José Z sigue explicando sin ver lo que Mariano ve.

Escena 11
Broadway- New York interior-noche
Las puertas de un teatro se abren y la fila de gente a la derecha comienza a avanzar hacia dentro. A la izquierda, otra fila saca boletos.
En la parte de arriba del Teatro, uma marquesina enorme dice “Danza y arena”.
Corte a.
La cámara pasa por encima de la última fila entrando al lugar y se detiene en la primera línea de butacas, por unos segundos vemos a las personas acomodandose en sus asientos.
Detrás del escenario escondido de la vista de los demás, un hombre observa que el teatro esta lleno y lãs puertas de este comienzan a cerrarse. Se da vuelta y camina por un pasillo.
Corte a.
Jorge se encuentra en su camarino poniendose los zapatos.
Toc toc
Jorge:
Adelante
El hombre que vimos antes trás El escenario abre la puerta y entra.
Hombre:
Ya es hora.
Jorge:
Ok
Jorge vuelve a agacharse y sigue poniendose los zapatos cuando vê que los pies del hombre se acercan despacio, dudando. El rostro de Jorge cambia, levanta la vista y se dirige al hombre.
Jorge:
¿se sabe algo? Vamoos, algo sabes, dilo.
Hombre:
Eee
Jorge (impaciente):
Hablaaa!!!
Hombre:
Jorge... Es que... ahora tampoco se sabe nada de Dialo, ni Sean, ni Gine, ni Isidro.

Jorge:
Nooo, perooo...
Jorge se levanta y camina mirando para abajo y moviendo lãs manos.
Jorge:
Espera, espera, quizás viajaron a algún sitio, estaban filmando una película.
Hombre:
No amigo, ya verifique eso.
Jorge lo mira fijo.
Jorge:
Entonces...
Hombre:
Si... todos...salvo tu.
Jorge lo mira y mira hacia la puerta del camarin.
Hombre:
¿quieres suspender la función? Todos lo entenderian.
Jorge duda.
Jorge:
No. Parece que si no puede evitarse, no se podrá, aún cancelando.
Ve, salgo en cinco minutos.
Corte a.
El telón se abre y la música comienza. Jorge aparece en escena bailando mientras a un costado en un pequeño atril del escenario un hombre canta la “Historia de Danza y arena”.



Termina el baile, la gente aplaude y el telón se cierra.

Corte a.

En um recorrido de uma sola toma, vemos a Jorge que sale Del escenario y se dirige al camarín. Pasa por entre varias bailarinas y elementos de utilería. El hombre que hablaba com él Le frena para comentarle que em su camerino tênia visitas. Sonríe. Jorge sonríe también y apura El paso. Llega a la puerta y la abre.

Corte a.

Primer plano de Jorge en la puerta.
Jorge:
Anto!, qué alegria verte! Al fin alguien!
Anto está sentada cómodamente em un banquito giratorio junto al espejo, gira divertida. Se levanta y lo saluda:
Anto:- Sabía que te encontraria aqui. Ulises me invitó.
La cara de Jorge se ilumina y pregunta:
¿Está aqui?
Anto:- No. Quedamos en la puerta pero no apareció, vi el show sola. No vi a nadie de los chicos.
Jorge avanza y se sienta en el banquito, se agacha para sacarse los zapatos. Anto a su espalda sigue hablando, su voz nos llega en off.
Jorge:- Joder, parece que todos han desaparecido!, estoy realmente preocupado, no se sabe nada de nadie.
Cuando termina de sacarse los zapatos rápidamente, se voltea y queda helado.
Jorge: Pe... peroo qué pasa?
Anto tiene um arma en la mano. Lo está apuntando.
Anto: Todos no, faltas vos.
La escena se enmudece, hasta el mínimo sonido ambiente desaparece.
Anto dispara.

Corte a negro. Comienza a sonar http://youtu.be/gjKQKnCUYkE y con él los créditos hasta el final del tema.

To be continued...


CREDITOS:

AMERICA FERRERA AS VANESSA GUTIERREZ PALACIOS

GAEL GARCIA BERNAL AS JORGE MORENO CELAYA

ANDREW GARFIELD AS CARLOS BETANCOURT

ANNE HATHAWAY AS GINEBRA BRICOLLE NADAL

EMILE HIRSCH AS JOSÉ MAYO (SEAN BAUER)

JOSH HUTCHERSON AS ULISES ETCHEVERRY DRUNDAY

ANTONELLA MORIENA AS ANTO

SHIA LABEOUF AS DANIEL BERMEO

DIEGO LUNA AS NERI YAHIR MARTINEZ

TOBEY MAGUIRE AS XAVIER VIDAL

MICHELLE PFEIFFER AS DIALOGUISTA

DANIEL BRHüL AS JOSE BARRIGA

DEVON SAWA AS JOSE ZAMBRANO (ZETA)

JOHNNY SIMMONS AS ISIDRO MOLINA ZORRILLA (ROKE)

JIM STURGESS AS MARIANO MASCI

AUDREY TATOU AS PABELA LAKE

KARL URBAN AS DANTE MARTIN

CON LA PARTICIPACIÓN ESPECIAL DE
JACK NICHOLSON, TOM HANKS, BROOK SHIELD,CHRISTOPHER ATKINS,MARK ZUCKERBERG

DIRECCION: DIALOGUISTA & PABELA

PRODUCCION: DIALOGUISTA, PABELA & SEAN PENN & MARK WAHLBERG

GUION: DIALOGUISTA & PABELA

IDEA ORIGINAL: ULISES ETCHEVERRY DRUNDAY

PRODUCCION EJECUTIVA: STEVEN SPIELDBERG & J.J ABRAMS

Ninguno de los personajes fue seriamente herido o maltratado durante el rodaje.

5 comentarios:

Chauncey dijo...

Grandioso chicas, grandioso! Me encantaron las escenas de Neri y Pabe, muy graciosas.

Genial las apariciones de Hanks y Nicholson

Eso si, pobre Zuckerberg :(

Nos dejan con mucha intriga para el segundo!

daniel dijo...

¡Fenomenal! Este primer episodio esta muy bueno... parece que CINELAND dejó marcados a muchos eh jeje... Lo de FACELAND me matóo, la escena de Pabe es tremenda jaja... Y con cuánta intriga nos dejan para el segundo episodio! Joder, a ver que pasa...
Excelente!

Carlos Andrés dijo...

¡Nicholson pelea por ver mi espectáculo! Wow :D
Qué espectacular presentación de los personajes, y quién se iba a imaginar que aquella resultaría siendo una perra bipolar, jajaja.
Muchas ansias por conocer lo que sigue. Felicitaciones, chicas.

Gine dijo...

jajaja... me encanta. Lo echaba de menos ya.
Se nota el cambio de manos y de rumbo de la serie, no es mejor ni peor sino muy diferente.

Dialo no me vengas con la gorrita que te la quito y me la pongo yo :P

Saludos ;)

Dialoguista dijo...

jajaja Gineee, vos sos la productora de la peli, o sea, me hago la canchera pero en realidad sos vos la que me puede cortar los víveres cuando se te ocurra jajaja